Acógete en el remanso de mi estocada.
Con ductilidad.
Corrómpeme.

1 comentario:

Anónimo dijo...

no sé, no sé, usted pide mucho

de momento vamos a hacer maleable el verso diabólico que ha escrito:

"acógete a mi estocada,
corrómpete!!
no remuerde la pureza"


Es muy decadente ese lugar en el que vive. La vida misma es decadencia, lo comprobará con el paso de los años. Y se le llega a coger aprecio (por no decir amor) a la decadencia de uno mismo.
Se llega a amar la propia decadencia.

BLOG · 17 | 16 | 15 | 14 | 13 | 12 | 11 | 10


© Sonia Marpez