Tras la ablución del cuerpo, me encomiendo al destino; que sea él culpable de la grieta en el techo.











BLOG · 17 | 16 | 15 | 14 | 13 | 12 | 11 | 10


© Sonia Marpez